miércoles, 25 de abril de 2012 0 comentarios

BATAZO HERMOSO...

(Para variar, otro desahogo)




Sacrosanto escritorio, Jesús María
Algún lunes de enero 2012
7:10p.m. 

Un trote lento me indicaba que el resto de entrenamiento sería como siempre, sin problemas y a veces escaso de diversión, y como a menudo mi cabeza me pone tantas palabras, tantos pensamientos que al escoger uno no puedo dejar de preguntarme cómo obtener “X” desde aquel agosto costero en la tarde, cuando Colombia se iba del hotel, Argentina se burlaba de la short stop de Aruba… ¿Cómo es que Brasil después de darme un buen espectáculo a los dieciséis años ahora tiene un equipo así de unido? Pues… ¿Quién sabe, verdad? ya hablé con su entrenadora cubana sin respuesta convincente. ¿Cómo las personas de pronto son serias diez a once días para aparentar ser quién es de verdad o quién es de mentiritas nomas, mientras otros excretan en sus narices? ¡Out! ¡Sácala! Saca la careta de payaso mal vestido, de cuentero de barrio, de bacán oe qué loco, pucha qué malo qué es, qué shrek, JÁ, JÁ, JÁ risitas simpatizantes después. Cuánta vergüenza seguro le dábamos, cuánta vergüenza cuando ayer éramos su mejor producto de venderse al mundo caribeño o perdón, como producto “Norteamericano” total, para mí el mejor manojo de profesionales es mi equipo ¡Caracho!, es el mejor, el que juega porque para comer tiene y de sobra, porque para joder jode sin joder a nadie, porque para divertirse solo necesita la bola y el guante puesto. Ese es mi equipo, el superior, duela a quien le duela, flacas, blancas, chinas, cholas, negras y muchas trigueña pero todas inteligentes, todas sin faltas ortográficas, hobbieras nomas, ¡No, mejor no sigo! que llorarán algunos, porque para eso cuando se nos da la gana, total, todo será mejor que eso, para mí solita nomas, yo me entiendo. Esa tarde que al estar por no controlar mis nervios, pensando en movimientos nuevos sin errores viejos, cosas extrañas de película, de comerciales, de programas sabatinos, domingueros, reflexivos, en la tele lo veía mientras inconscientemente cantaba esa musiquilla pegadora, congelada o abrumada, qué más ya no sé ni cómo… Sin tener un papel blanco y mi lápiz Artesco 2B en la mano <<POoor su doloroooosa pasióoon, ten misericordia de nosotros y del mundo entero…>>  sí, mi lado espiritual siempre me reclamó misericordia. La canción me tranquilizó un momento porque me recordó a mi madre que en cualquier tarde limeña no se perdía nunca ese santo canal PAXtv. Bueno, para qué tanto chamullo, esa no era la incógnita a hallar. Ahí mismo recobré mis cinco sentidos, pasó una estrella fugaz pintada con mi íntegro futuro, la cabeza comúnmente nos hace esa jugada de imaginación como cuando leímos algún libro de J.K Rowling, pensaba: ¿Qué estás haciendo Lucas (Mi incondicional yo pesimista)?¿Qué estás haciendo contigo, aquí? Me dio hasta vergüenza de responderme en voz alta, la tranquilidad regresó a mí después de tres minutos que anoté mi…

Estaba al turno de bateo contra Venezuela y lo único que quería es que confíes en mí, quería escuchar un poco de tu aliento, aunque sea gritos no importa, hermana, hermano, quería escuchar tu voz, ¡Dios! No te escuché, ni me miraste, porque tu estúpido “pensar” de amigo creía que fallaría. “Confianza”, al carajo con eso, con esto y con lo otro, con ella porque ya ni pensaba hacerla correr con mi batazo -------- -recto sobre segunda base- ya no, solo quería callarte la boca… ¡Pum! Hit tonto a sus manos….

Estudiar como siempre con foto-cuadernos en la mesa, con cada palabra dictada en clase, estoy feliz porque hoy me llamó y dijo -¡Muy bien hecho, sacaste veinte! Y tu ortografía ha mejorado al 95%-
-Cielo, cinco capas de la atmósfera, donde en la termósfera volaba el avión que me regresaba a mi mundo, lo que más anhelo-
Soy feliz porque solo tengo doce años y ya escribo cuentos cortos en verso o al menos lo intento; “Los tres ositos, versión B.B.A.” nada que ver con ricitos de oro ni esa avena que desayuno por la mañana… Hit con pinta de fly que pasó sobre centerfield…

He leído ese poema cien veces en voz alta frente al espejo del baño, luego en el cuarto donde te moriste cuando tenía nueve años, abuela, en el mismísimo lugar donde pongo mi almohada pensando en por qué ahora te extraño tanto, no me emocioné ni una sola vez en cada palabra que te describía, y ahora que busco esas letras no las encuentro, seguro que deben estar debajo de quilos de polvo y pelusa, yo te guardo, abuela, pero frente a esa clase de literatura en cuarto de media que para mí era una multitud de compañeras no pude aguantarme ni en el tercer verso porque me puse a chillar como magdalena e hice llorar a Andrea. La profesora me sentó -¿Se habrá decepcionado de mí?- y le entregó el poema a mi amiga Damián que ni siquiera respetó los puntos y comas. La chupis profe me felicitó y premió con un veinte porque le gustó tanto como a ti esta composición que hice la noche anterior. Aprendí que ese para mi fue otro hit, otro…

Me seco las lágrimas por la culpa de esta madrugada maldita que estaba viviendo, casi cinco de la madrugada y quería mandar a las “heces” por no decir “mierda” a todo el mundo. Suena asqueroso, sí, pero pensándolo bien no es a todo el mundo, solo es a dos personas que me entrenaron meses sobre meses en shortstop para que me pongan a jugar de jardín izquierdo. A esas dos personas quiero decirles que las quiero tanto, que les debo el carácter que tengo ahora, que les debo el rencor que alguna vez sentí, que en ese momento sí, si quería darles de alma, perdón, quería agarrarlas a puro… En ese momento sí les echo la culpa de sentirme tan principiante, tan poca cosa, cuando la bola recta de la pitcher canadiense pasaba sobre home  y me ponchaba. No todo fue tan malo porque tú me inspiraste, “Dominicana”, cuando la sacaste del campo varias veces y cada que se te daba la gana, al menos me duró un rato pero cuando lo tuve aprendí contigo. Tú me enseñaste qué era entrenar, qué era esconderse por los pasillos del hotel Micotti en Maracay, Venezuela, a las 11:40pm para regalarte mi visera blanca perucha con la que tanto me encariñé en el sudamericano pasado, sé ahora qué era tomarme una foto contigo, qué era pedirte un autógrafo y qué era hablar con una persona, una jugadora tan buena, tan respetable que sí sabe dar un buen…

-¡Heeeeeyyyyy!, han traído un nuevo deporte, creo que es beisbol- Decía Mayté con la emoción de ayer, yo de curiosa me acerqué a la hora de salida al gimnasio con la sorpresa de que sí, era beisbol, a no perdón, Softball un deporte similar pero con mayor impacto entre mujeres, y desde entonces entrené hasta que un día te escuché hablar de Selección Nacional, quizá un reto más que se me dio la gana de cumplir por tres motivos; 1.No jugar futbol nunca más (Qué asco lo odio) 2.Era el deporte con que soñaba al agarrar el nintendo rojo de Riqui a los siete añitos después de que él me obligaba a leer una pila de chistes del pato Lucas y un tal superman amanerado que usaba la tanga roja encima de la panti azul, me encantaba. Imaginar ese gran diamante frente a mí donde los árbitros gritan: “Out, outside the field, ball, strike one” no entendía nada, pero sonaba tan bonito. Ese juego menudo donde das esos saltos emocionantes por la bola, ese donde casi te arrastras para llegar a la base, para anotar una carrera que alguna vez jugó el niño adoptado de la película “Adorable criatura”, ese pues, ese deporte que cuando no lo juegas te siente tan feo, tan vacía por dentro, escasa de adrenalina, triste, hemoglobina, desmayada mal, eso que ahora es mi pared frente a la espada que más amo. 3. Llegar a ti, espada, porque te imaginé así de filuda, de brillante, de pesada e incómodamente cómoda, así te soñé mientras subía las escaleras para recibir las primeras clases en primaria con la profe IBO, así te soñé y me sigo emocionando.
Realmente no importa el motivo por lo que se me dio la reverenda gana de dar un… ¡Y ya, nada más!

Ayer caminé como chasqui  por la chamba de verano repartiendo los documentos y la publicidad en toda gamarra, ese trabajo que tengo para no pedir más dinero y comprar chucherías; tinta para imprimir más canciones de mi Michael Jackson, esmaltes negros y blancos para esa onda medio Emo que se me ha pegado a los diecinueve, para comprar “Por favor no me veces” de Beto Ortiz, mi admirable escritor y reportero, a el que la prensa amarilla recontra chicha que algunas veces leemos en casa lo llaman discriminadamente “Chimbombo” algo que él detesta por dos razones supongo: 1.Chimbombo en muchos países es cualquier cosa menos lo que aquí significa. 2.”Homosexual” Para Perú (la gran mayoría piensa) -todo lo inteligente es Gay- no literalmente, ¡HUyyyyyyyyyy, qué lisura! (¡Pecado! pensares primitivos y hasta casi salvajes en este siglo XXI, en la tele, en la radio, la vestida, la comida, en fin y al fin a ellos que heces les importa ¿Verdad?, así son algunos aquí y digo aquí porque obviamente no me pondré a hablar de otros países como ese que gobierna el intelectual y su altísimo Evo del pollo hormonal Morales. ¡Sí e ñor ese mero!
Quería ese libro, el que escribió hace poco donde repartió autógrafos y yo no pude ir, el libro que si pedía me lo iban a negar. ¿Qué interesante puede escribir ese inconcluso universitario? Alguna vez dijo el que usó de ejemplo varias de sus crónicas, el que lee de historia universal cuando ve “Utilísima” en cable mágico, el que ni sabe escribir, tú pues Chimbombo frustrado del Diego Ferré – ¡Con Cariño!- no vaya ser que después me denuncies si alguna vez llegas a leer aunque sea dos párrafos de este desahogado escrito mío y también vuestro. Si tú supieras que cuando leí por primera vez  a este señor, me di cuenta que me recordó a la “Faraona”, la profe de Ciencias Sociales que tanto admiraba a los quince, esa profe con su peculiar forma de contar la historia del Perú, con la que me volví nacionalista y xenofóbica, mentira, porque al fin con él… de veritas, ese es el estilo que buscaba, ese que escribe y habla con la lengua rasurada, ese que dice verdades, ese que tira tortas por doquier, que hacen las personas como tú, Já, ni lo sueñas siquiera. Ese estilo tan bueno y nada cutre que se parecía al mío “El diario de Violeta Braham” (ficción) el que comencé a escribí en el 2001 después del 2000 cuando se iba acabar el mundo por primera vez, sí, en ese diario  de Winnie Pooh que me regaló Marsha, la incondicional amiga Mogul a mis nueve años y medio -Te extraño Marsha-. Ese libro que terminé de escribir en el 2003 cuando se perdió la gran mayoría un día después entre los archivos de Culture club, su vocalista de ojos hermosos Boy George y la incondicional música de Stevie Wonder por culpa de ese tipo de gripe computarizado, de ese hijo solo me queda varios papeles con faltas ortográficas y su estructura porque la historia completa está en mi mente sin faltarle un solo diálogo… Mi primera carrera en contra después de ese… Si ustedes, los que me negaron su libro supieran que algunas veces me levanto a escondidas a las 5:00a.m. Para verlo cómo habla de política, de economía, de cultura, de literatura, de lo que sea porque lo hace tan bien, #BravoBeto, vamos que lo admiro tanto y siempre me divierto leyendo su columna en Perú21. Ayer cuando llegué a casa después de  esa jornada económica en Gamarra, me llamaron para decirme; -Hola, nos comunicamos para avisarle que sus papeles fueron aprobados y aceptados por el decanato, usted ya puede comenzar a asistir a sus clases en el aula 2-A de ingresantes 2010, ¡felicidades!- ¡Vaya genial y sin dar examen de admisión! (Descartado la U “Villareal, descartado la U Simón Bolívar).
Recuerdo todavía que en segundo ciclo aposté a Sócrates y a platón que en sus tres alegorías, aprobaría con alta nota, quince, la segunda mejor nota, otro y casi el principal orgulloso… con mi bat 33 inch  de 21 años de seguir queriendo, anhelando, soñando, logrando lo que se me da la gana, disfrutar de cada… en el momento que me lo proponga, de gozarlo, de jugarlo a mi manera y contra cualquiera, de no ponerlo en segundo lugar, ¡no más! De Jugarlo ¡Caray!, solo jugarlo aquí en mí barrio o donde mierda sea.

Este es mi campeonato, mi mundial, mi pichanga diaria para que lo sepáis, ignorante culebra, para tu información, para tu libro, para tu Yahoo, para tu agenda del IPD 2012. Te adoro tanto mi parásito del softball, no sabes lo que te quiero y lamento que este haya sido el mejor de algún otro Home rund en tus narices, otro orgullosísimo ¡Batazo hermoso!

Lástima que me obligaste y lástima que no me atreví a poner tu nombre. ¡No me olvidaré de este entrenamiento! De este amargo, torpe, e infantil trote lento.


(Entre la espada y la pared te
sigo pensando, futuro,
con melodías ajenas a las mías)
martes, 24 de abril de 2012 1 comentarios

AMAR FRENTE AL MAR




AMAR FRENTE AL MAR

Hoy caminé sin rumbo para poder perderte
Saber si hayo en estos rastros un recuerdo emotivo
Caminé muchas veces en este espeso camino verde
Caminé muchas horas por una avenida en San Isidro

Gritaba en contra de esa música derroche
El reproductor, las luces, los timbres y motores
De los autos, las motos y esos tristes aparadores
Espeluznante frío, niebla gris en esta noche

Andaba continua, vigilante en este parque final
Tu calma, tu brisa y el ambiente escalofrío
Tu opaco morado y ese verde azul del mar
Donde una y mil veces pesqué algún resfrío

Desde entonces pienso en ti cada noche
Como en esta noche solo busco regresar
Para inspirados rayones sin sentido
Me he inspirado muchas veces frente al mar

Que en este otoño los latidos se agudicen
Y los callados, los bullicios de las flores
Se marchitan porque aún sale el sol naciente
Por tu turba… Tú calma, tú viejo repelente

Ya no importa ¿Por qué ahora regreso a recordar?
Pienso en ti, aún te sueño, aún aumenta mi latido
Ya te dije, me he inspirado muchas veces frente al mar
Y sin querer he dejado más rayones sin sentido.



Porque no importa el tiempo que pase
siempre serás mi secreto el mejor deseo de al fin verte y conocerte 

@BetsyMJAPCF - Twitter 

martes, 10 de abril de 2012 2 comentarios

La responsabilidad... en esta tarde amarilla





La tarde caía mientras el sol cruzaba la calle
las hojas crujían,
Es otoño y la tarde se resuelve este día.

Y se revuelve...
Se revuelve entre pensamientos, entre dolores de cabeza,
muchas costumbres, muchos deseos, muchas rutinas de este día

Dicen que la responsabilidad es la mejor manera de ganarse el respeto de los demás, que es un complemento de las buenas costumbres, un examen oral en esa prueba de presentación personal.

Hoy no hablaré de los demás, hablaré de las veces que debí serlo, que debí definir bien la responsabilidad, ¿Si lo hiciera entonces mi madurez crecería cada día que tuviera la oportunidad de demostrarlo? No lo sé, o sí lo sé, porque no quiero poner escusas.
¿Qué pasa si tengo las manos amarradas u ocupadas, si tengo los pensamientos encerrados en esperanzas utópicas entre insultos que luego son eufemismos verracos, gandules y baratos? !Machismo! ¿Qué pasa? ¿Qué pasa si en tres extremos del camino que siempre corres acompañada o sola tienes que escuchar, tienes que hacer lo que te piden, tienes que hacerlo porque si no, no tienes nada? 
Y si pienso luego no me importa, porque solo yo tengo la respuesta, me hablará Tomasa, Hermenegilda, Juana la loca, y no me lavarán el cerebro porque no quiero simplemente, porque no quiero ser parte de esta mayoría de pensamientos flotantes sin sentido.

La loca de Juana una más entre un momento, los consejos buenos, los que te ayudan a resolver problemas, los perturbadores, los objetos concretos que duran poco, esos problemas difíciles, esos que te interesan, esos que te entretienen un viernes por la mañana cuando estás con un lapicero y un cuaderno en la mano, sola, pensando, siempre pensando en acciones que en el futuro las haces 

¡Estás loca!

Porque otros ya te lo han dicho, porque cuando quieres eres ordenada y cuando te desordenan cada día te cansas y ya no quieres serlo pero al final, ¡Sí quieres!, no son tus asuntos, porque tus asuntos están en una libreta que tiene más de diez años de sueños cumplidos con un check de visto bueno, qué risa y qué orgullo siento de tantos en esta lista de papeles y pales escritos. Juana, entre un momento eres tú y soy yo.

Ya están cerca esos días en que las decisiones serán las más importante en que al fin estés libre Hermenegilda, sí querida, a ti te hablo. Al fin podrás hacer todo lo que más querías, estar entre montañas de libros de colores con infinitas palabras de autores barrocos, filósofos, de mercaditos pomposos, de mercaditos populares, esa obras de aquél nobel chileno, ese nobel español, ese nobel peruano. A aquél indigente que sin saber escribir sabe hablar, que sin saber pensar sabe escuchar. ¡Sabe, sí que sabe!

Libros tras libros tendrás, querida, de ese mariconcito que sabe hacer prensa, que sabe investigar, que sabe escuchar ¡Oh por Dios, que es excelente haciendo crónicas!

¡Hoy Responsable!, ¡Já…! No en pensamientos, en acciones que nadie sabe porque no te entenderían, si esa novela del canal nueve es más interesante que aprender, que escuchar, porque quieres llegar más lejos de lo que piensan, ¡Oh vamos!, ni si quiera se lo han imaginado, de querer verte casada y mantenida, de ser una inútil sombra, de ser eso, nada y todo a la vez, no, no es lo mío. Lamento saber defenderme en este discurso que aprender a cocinar para ocho. ¡Mangos! No es lo mío.

Y tú Tomasa serás la más perjudicada,  ¡Querida, cuánto lo lamento! Quería decirte que hoy te dejaré, hoy te dejaré por mucho tiempo porque ya no quiero ser como tú, la que siempre está complaciendo a los demás, que aún no ha aprendido a decir que no, que tienes otras cosas que hacer, porque amas esos hobbies que  solo te quitan el tiempo, de ser responsable al fin. 
Aunque me duela decirlo, ¡Te extrañaré! 

Cada vez que te encuentre en el espejo de otras, cada vez que escriba tonterías como esta para examinarte y conducirte en la mente de alguien confundida, perdida, sin saber qué hacer. No mi reina no, deja ese lado de Teresa de Calcuta que te persigue a todas partes, la que siempre deja al final su persona, la que siempre perdona, la que siempre es soberbia y vota por el partido "Aprista", la que aconseja sin creerse una sola palabra ya que nunca lo practicó, ya que nunca escuchó a "Ollanta", sí, lo leíste ayer en tu expediente de psicología, ¿Te acuerdas, cuando vomitaste en él con palabras soeces porque no querías ser terrorista como esos congresistas? ¿Cómo no? Si funciona con otras pero contigo no, porque no te escuchas, mi alma, deja ya de ser así. 
Te extrañaré en el autobús cuando goce de los libros de Hermenegilda en la mano, y me reiré de su contenido porque no sabes cuánta razón e información tienen del mundo, me exaltaré, me excitaré de emoción de esta cultura que me persigue y gusta en todos lados, Te extrañaré mañana al amanecer cuando despierte y vea que no soy ninguna de ustedes, mis queridas amigas, queridas consejeras, sus ideas no serán más mías, las mías ya están escritas. 
Es una promesa, te extrañaré cuando me junte con la nueva, la nueva responsabilidad en esa gran lista cumplida y por cumplir hoy en esta tarde amarilla. 


@BetsyMJAPCF - twitter
jueves, 5 de abril de 2012 0 comentarios

Mi Vida Anterior - Teatro (Capítulo III)


(Para ese diario Azul - Noviembre 2009)


Me desperté temprano al día siguiente cerca de siete y media de la mañana con toda esta nueva información en mi cabeza, todo lo que pondré en orden, ¿Qué creer hoy?, ¿Qué creer mañana?
 
;